Aleksander, fotografía de recién nacidos.

Cuando supimos que el segundo hijo de mi hermana pequeña sería varón poco nos faltó para llevarnos las manos a la cabeza. Con el nacimiento de mi sobrina nuestras vidas cambiaron para siempre, pero la llegada de un niño nos superaba, en mi familia somos todo mujeres. Aún recuerdo a mi hermana decirme: ¡¿Qué voy a hacer con un niño?! No podíamos más que reír, la alegría era demasiada. Sus embarazos no han sido precisamente fáciles, así que mis sobrinos no son sólo niños queridos y deseados, son casi un milagro, reposo absoluto y vigilancia médica de por medio.

Al nacer mi sobrino viajé a Polonia para estar unos días con mi hermana, iba a ver a mis “sobrinos”, cambia hasta la sensación cuando todo se vuelve plural, mi hermana cambiaba la frase a “mis hijos” y todo nos sonaba diferente. Las alegrías se multiplicaban pero también las preocupaciones. Ahora había que pensar en “los niños”. Llegué cuando cumplía 14 días. Midió los mismos 56 cm que su hermana pero con bastante más peso, un bebé dentro de la media polaca pero más que grande en México o España.

Me costó lo suyo que mi hermana me dejara desnudar al bebé para las fotos, según ella hacía un poco de fresco, buscamos la mejor luz dentro de su casa y terminamos encima de la mesa del comedor; dejó de pensar que estaba fresco a media sesión cuando sudábamos cual sauna, algo muy normal cuando haces fotografía de recién nacidos. El “chaparrito” como le llama mi hermana, aunque estoy segura que cuando crezca será todo menos eso, se portó muy bien.

Ahora comienzo el álbum de mi sobrino Aleksander, y se lo dedico con todo el amor que una tía puede dar.

“Photograph the great events of your life… what is closest to you” Sally Mann.

|tweet|pin|email|Ir al inicio
  • Angie - Hermosas las fotos!!! No pudiste tener mejor modelo, se ve divino Aleksander!!!ReplyCancel

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*